Liposucción

Etiquetas

Mejorar su apariencia con la liposucción

Hay personas que, aunque gozan de buena salud y están en buena condición física, tienen una figura desproporcionada por la acumulación localizada de grasa. La formación de estos depósitos de grasa puede deberse a tendencias genéticas más que a falta de control de peso o no estar en forma. La liposucción afina y da nueva forma a zonas específicas del cuerpo mediante la remoción de los depósitos de grasa, lo que mejora la figura y proporción de su cuerpo y, como consecuencia, la imagen que tiene de sí mismo.

199

Las técnicas de liposucción pueden usarse para reducir depósitos localizados de grasa en:

  • muslos;
  • cadera y glúteos;
  • abdomen y cintura;
  • parte superior de los brazos;
  • espalda;
  • zona interna de la rodilla;
  • zona pectoral;
  • mejillas, barbilla y cuello;
  • pantorrillas y tobillos.

En algunos casos, la liposucción es el único procedimiento que se realiza; en otros, se utiliza junto con técnicas de cirugía plástica como estiramiento facial, reducción de senos o abdominoplastía.

Lo que no sucederá: La liposucción no es un tratamiento contra la obesidad ni un sustituto de una dieta apropiada y ejercicio. Tampoco es un tratamiento para eliminar la celulitis, la piel con hoyuelos que se forma comúnmente en los muslos, las caderas y las nalgas, o la fl acidez de la piel.

Siete beneficios del ejercicio físico practicado de forma habitual

Etiquetas

El ejercicio físico es una actividad recomendado para todas las personas de todas las edades, tanto sanas como enfermas, lógicamente adaptando las pautas de ejercicio a las necesidades, capacidades y circunstancias particulares de cada cual. Practicado de forma habitual, el ejercicio físico tiene unos beneficios ampliamente estudiados y demostrados.

estres ejercicio

Los beneficios del ejercicio físico afectan a prácticamente todos los sistemas del organismo, y son adecuados tanto para prevenir como para tratar una serie de patologías, como enfermedades cardiovasculares, diabetes y demás. Hagamos un breve repaso a algunos de los beneficios más destacables.

    1. Mente sana en cuerpo sano: El ejercicio físico estimula y cuida tu mente. En personas mayores cada vez hay más estudios que respaldan la recomendación de practicar ejercicio de forma habitual como medida para reducir la progresión de pérdidas a nivel cognitivo. El ejercicio físico cuida tu cuerpo, pero también tu mente. Además, el ejercicio, la superación, el bienestar que provoca, se asocian a mayor fortaleza a nivel mental y a mayor motivación. El ejercicio es optimismo y superación.

    1. Músculos y huesos: El ejercicio físico estimula y cuida tu sistema musculoesquelético. El estímulo sobre el hueso lo hace más resistente, al estar más preparado a sufrir y defenderse de estímulos intensos. Enfermedades como la osteoporosis pueden ser prevenidas y tratadas con pautas adecuadas de ejercicio. Además, el ejercicio ayuda a tener músculos fuertes y flexibles, reduciendo la aparición de dolores, molestias y lesiones.

    1. A nivel respiratorio: En problemas como asma o alergia, el ejercicio ayuda a normalizar la capacidad respiratoria, reduciendo la sintomatología problemática. En enfermedades como la fibrosis quística, el ejercicio físico es un excelente aliado para reducir las visitas al hospital. En sujetos sanos, el ejercicio también ayuda a mantener una buena salud del sistema respiratorio.

    1. A nivel del aparato digestivo: El ejercicio físico también ayuda a normalizar la actividad intestinal, a controlar el apetito y, en general, a mantener un estado saludable a nivel orgánico.

    1. Te ayuda en tu trabajo: Tanto si tu trabajo es activo como sedentario, el ejercicio físico ayuda a afrontarlo con más capacidad, tanto física como mental, y reduce el número de bajas y su duración, lo cual beneficia al trabajador y a la empresa.

    1. Prevención y tratamiento: En enfermedades de tipo cardiovascular, diabetes, sobrepeso, artrosis, algunos tipos de cáncer… El ejercicio físico (correctamente adaptado, claro está) actúa como factor protector (a nivel preventivo) o como tratamiento que puede ayudar a disminuir la sintomatología.

    1. Te ayuda a descansar: El ejercicio diario, asociado a hábitos saludables y a una correcta alimentación, ayuda a que el cuerpo y la mente consigan una mejor relajación, lo cual garantiza un descanso reparador.

Cuando hablamos de ejercicio de forma habitual nos referimos a las recomendaciones generales de ejercicio, en torno a 150 minutos a lo largo de la semana, o bien, como ilustra en este vídeo tan explicativo, unos 30 minutos de ejercicio al día, lo cual nos deja con 23 horas y media para dedicarnos a otras actividades y no poner la excusa de la falta de tiempo. Y tu ¿Qué beneficio del ejercicio físico prefieres? ¡Anádelo a la lista!

Cirugia de Naríz

Etiquetas

Rinoplastía

La rinoplastía puede cambiar el tamaño de la naríz, en relación con las demás estructuras faciales, el ancho de la naríz, a la altura del tabique nasal, el perfil de la naríz,  la punta de la naríz que es demasiado grande o bulbosa, las fosas nasales grandes, y asimetría y desviación nasal.

200

Mejorar su aspecto con una cirugía de nariz

Si bien la forma de su nariz es por lo general algo hereditario, su apariencia puede haberse visto alterada por lesiones o durante una cirugía previa. La cirugía de la nariz, también conocida como rinoplastía, mejora la apariencia y proporción de su nariz, mejorando la armonía facial y la seguridad en sí mismo. La cirugía de nariz también puede corregir dificultades respiratorias causadas por anomalías estructurales.

¿Qué se puede lograr con una cirugía de nariz?

La rinoplastía puede cambiar:

  • el tamaño de la nariz, en relación con las demás estructuras faciales;
  • el ancho de la nariz, a la altura del tabique nasal;
  • el perfil de la nariz, cuando tiene gibas o depresiones a la altura del tabique nasal;
  • la punta de la nariz que es demasiado grande o bulbosa, está caída o es muy respingada;
  • las fosas nasales grandes, anchas o respingadas;
  • asimetría y desviación nasal.

¿Es lo adecuado para mí?

La cirugía de nariz es una intervención altamente personal y usted debería tomar la decisión de realizarla, no para cumplir los deseos de otra persona o para intentar ajustarse a una imagen ideal. La cirugía de nariz es una buena opción para usted si:

  • el desarrollo de su rostro ya se ha completado y tiene por lo menos 13 años de edad;
  • goza de buena salud física;
  • deja de fumar;
  • tiene en mente metas específicas pero realistas para mejorar su apariencia.

Se pone de moda la operación para reducir la grasa en el Monte de Venus

Etiquetas

Barcelona. (Redacción).- El Monte de Venus es la parte de piel que cubre el pubis de la mujer, tiene forma de triángulo inverso, es acolchado y tiene vello. Esta zona, situada en la parte de arriba de los labios mayores de la vagina, se esta convirtiendo en un calvario para ciertas mujeres, y es que la cantidad de grasa que tienen algunas en dicha zona las lleva de cabeza.

206

Cuando en el Monte de Venus se acumula mayor cantidad de grasa, provoca que aparezca una especie de ‘bulto’ que molesta cuando se quiere usar ropa ajustada o cuando se quiere realizar actividad deportiva o sexual. No hay una dieta que reduzca directamente este ‘exceso’ de grasa y por ello, cada vez son más mujeres las que recurren a la cirugía para acabar con este problema.

El Monte de Venus está de moda, y es que en una de las portadas de revista más importantes del mundo, la de Sports Illustrated para su edición especial de baño, aparece la modelo Hannah Davis con una pose muy sensual en la que deja ver parte de esta zona. Además, las rajas de la falda de muchos vestidos llegan a extremos en los que se puede llegar a notar esta zona, y se notaría aun más si hubiera el ‘bulto’ de grasa. De hecho, sobre esta portada y lo que puede influir en las mujeres habla en su columna en el New York Times, Jennifer Weiner y se refiere a esta zona del cuerpo como la nueva parte a la que las mujeres tienen que odiar.

Que esta operación está de moda es una realidad en países como el Reino Unido, donde año tras año se produce un aumento del 50% en las búsquedas de Google sobre el tema. Esta claro que cualquier parte del cuerpo de la mujer acabará siendo operable para la cirugía estética, si no lo es ya.

¿Quiénes se someten a cirugía estética en España?

Cada vez hay más personas que por salud o por bienestar consigo mismas deciden someterse a una operación quirúrgica que les ayude a sentirse mejor.

210

De acuerdo con la definición de la RAE, la cirugía plástica es una especialidad quirúrgica cuyo objetivo es restablecer o mejorar una parte del cuerpo. Dentro de ella, la cirugía estética es una rama centrada en el embellecimiento del paciente, y la parte reparadora hace referencia a las intervenciones que se realizan, por ejemplo, a grandes quemados o mujeres que han perdido un pecho, o ambos, tras un cáncer de mama.

Antes de someterse a una cirugía plástica para mejorar la imagen o calidad de vida es necesario consultar al médico de cabecera para obtener información sobre si es recomendable de actuar en una u otra parte de tu cuerpo.

Los españoles y la cirugía

La institución que aglutina a los profesionales de este tipo de cirugía en España es la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) que ha presentado reciente un informe denominado ‘La realidad de la cirugía estética en España 2014’, cuyos puntos más importantes este enlace.

Los datos los han obtenido de una gran encuesta entre centenares de cirujanos plásticos y a responsables de hospitales y centros sanitarios de todo el país. De acuerdo con los resultados, en España se han producido 65.000 operaciones de cirugía estética en 2013 en las que se han invertido 304 millones de euros. Pese a que son grandes números, suponen un descenso de la actividad de entre un 15% y 18% que los encuestados atribuyen a la crisis económica y al intrusismo laboral.

A la hora de evaluar el coste de una intervención estética hay que tener en cuenta muchos factores, empezando por un buen diagnóstico así como el estado físico y psicológico de los pacientes. De los 300 millones de euros que se destinaron a la cirugía plástica; 71 millones corresponden a los gastos de hospitalización –anestesia, personal, material– y farmacéuticos, y otros 28 millones se dedican a prótesis.

Dado que los costes de una de estas operaciones rara vez bajan de los 1.000 euros, Fintonic recomienda establecer un plan de pagos realista para no desembolsar grandes cantidades ‘de golpe’. Lo habitual es que cada clínica ofrezca una financiación a media; si estableces una serie de plazos, nuestra app te ayudará a tener controlado cada movimiento en tu cuenta.

Algunas de estas intervenciones plásticas están cubiertas por la Seguridad Social. No obstante, hay seguros de salud que también las cubren, pero sólo aquellas que están motivadas por causas médicas (enfermedades, accidentes), dejando fuera a las que tienen detrás motivos exclusivamente estéticos.

Tipos de intervenciones

Las intervenciones de cirugía estética más comunes y su coste medio en una clínica privada, teniendo en cuenta que éste puede variar dependiendo de la complejidad de la operación y el estado del paciente, son:

Abdominoplastia: procedimiento para reducir la zona abdominal. Se retira el exceso de grasa y piel de la parte media y baja del abdomen, y se estiran los músculos de la pared abdominal. Su precio varía entre 4.000 y 8.000 euros.

Blefaroplastia: levantamiento del párpado para redefinir la forma del ojo. Se elimina quirúrgicamente el exceso de grasa, músculo y piel del párpado superior e inferior. Suele costar unos 1.000 o 1.500 euros.

Dermolipectomía: operación para corregir el exceso de piel y grasa de cualquier zona del cuerpo: brazos, piernas, vientre, glúteos… Dependiendo de en qué parte se ejecute, puede costar de 2.000 a 8.000 euros.

Ginecomastia: literalmente se traduce como ‘seno de mujer’. Se trata de casos en los que el tejido del seno de un hombre aumenta de tamaño, normalmente debido a cambios hormonales. El espectro va de los 1.000 a los 6.000 euros.

Gluteoplastia: cirugía que se realiza con el objetivo de modelar la región glútea, ya sea con implantes, mediante lifting, lipoescultura o inyecciones de grasa. Puede costar de 2.000 a 5.000 euros.

Implante facial: es una intervención dedicada a cambiar la forma de los pómulos, el mentón o la mandíbula. Dependiendo de la complejidad, puede costar de 2.500 a 4.500 euros.

Inyección de oxina botulínica: en otras palabras, hablamos del bótox, una neurotoxina elaborada por una bacteria denominada Clostridium botulinum y que causa una parálisis muscular temporal. Se usa para tratar las arrugas de expresión y las sesiones rondan los 200 – 300 euros.

Lifting: se traduce del inglés como estiramiento, aunque significa literalmente levantamiento. Hay diferentes modalidades según lo que se haga con la piel, bien estirarla sola o junto al músculo. Los precios se pueden consultar este enlace.

Liposucción: procedimiento que elimina el exceso de grasa a través de un proceso de absorción. No se entiende como un sustituto per se de la pérdida de peso: su objetivo real es cambiar la forma y el contorno del cuerpo. El presupuesto mínimo suele ser de 2.000 euros, pero aquí se encuentran más estimaciones.

Mamoplastia de aumento: se refiere tanto al procedimiento para remodelar el pecho para hacerlo mayor como al proceso de reconstrucción del seno tras una cirugía. Oscilan entre los 2.500 y los 6.000 euros.

Mamoplastia reductora: en contraposición al aumento, se trata de una reducción del tamaño de los pechos, eliminando grasa y piel. Pueden encontrarse precios desde los 3.000 a los 8.000 euros.

Mastectomía: cirugía para quitar parte de un seno o todo el seno. El precio en el sector privado ronda los 900 – 1.000 euros; la reconstrucción va aparte.

Mastopexia: es un procedimiento para levantar los pechos en el que se elimina la piel sobrante y se reubica el pezón en una posición más alta. Suele hacerse después de que haya una ‘caída’, tras el embarazo o la lactancia o por el paso del tiempo y cuesta de 3.000 a 6.000 euros.

Mentoplastia: aumento del mentón con un implante artificial. Cuesta entre 2.000 y 4.000 euros aproximadamente y es más habitual en hombres.

Otoplastia: es un procedimiento para colocar las orejas más cerca de la cabeza, o reducir el tamaño de los pabellones auriculares. El presupuesto va de los 1.000 a los 3.000 euros.

Peeling químico: su objetivo es eliminar arrugas y manchas de la piel causadas por la edad mediante fenol o ácido tricloroacético. Al igual que con el bótox, suele cobrarse por sesiones que suelen costar al menos 80 – 100 euros.

Queiloplastia: cirugía para remodelar los labios. Puede ir de los 1.500 a los 4.000 euros.

Rinoplastia: reparación quirúrgica de un defecto de la nariz, incluyendo la remodelación o el cambio de tamaño de la nariz. Suele conllevar la necesidad de esculpir el hueso y el cartílago de la nariz y cuesta entre 2.000 y 4.000 euros.

Ritidectomía: procedimiento quirúrgico que consiste en eliminar el exceso de grasa facial, apretar los músculos faciales y estirar la piel de la cara y/o el cuello. En otras palabras, es un lifting facial. Los hay de 2.000 a 10.000 euros.

Septoplastia: corrección quirúrgica de defectos y deformidades del tabique nasal, es decir, la ‘pared’ entre los orificios nasales. El coste va de los 1.000 a los 6.000 euros.

Lo más demandado en los quirófanos es el aumento de pecho (solicitado por un 28% de pacientes) seguidos de la liposucción.

El listado lo completan las blefaroplastias –cirugía de párpados–, los rellenos -usando grasa de propio paciente-, las rinoplastias –intervenciones en la nariz– y las operaciones que combinan el aumento de pecho y su recolocación en pos de la firmeza.

Por sexo, el 87,8% de las operaciones se practicaron a mujeres y un 12,2% a hombres y la gran mayoría de pacientes deciden acudir al quirófano entre los 30 y los 44 años. Sólo un 1,3% de las intervenciones de cirugía estética en España tienen como pacientes a menores de edad y casi la mitad de ellas (46,5%) son otoplastias para remodelar o reducir orejas.

Fintonic ofrece la posibilidad de consultar tantos presupuestos como sea necesario antes de ponerte en manos de uno u otro profesional médico.

 

Belleza para la vida

Etiquetas

Mejorar su apariencia con un estiramiento facial

Si le molestan los signos de envejecimiento en su rostro, el estiramiento facial puede ser adecuado para usted. En este procedimiento quirúrgico, conocido técnicamente como ritidectomía, mejora los signos visibles de envejecimiento en el rostro y el cuello, tales como:

  • flacidez en la zona media del rostro;
  • pliegues profundos bajo los párpados inferiores;
  • pliegues profundos a lo largo de la nariz que se extienden hasta la comisura de la boca;
  • grasa que se ha caído o desplazado;
  • formación de papada por la pérdida de tono muscular en la parte baja del rostro;
  • la apariencia de tener una segunda barbilla, incluso en personas de peso normal, por piel flácida y exceso de depósitos de grasa bajo la barbilla y la mandíbula.

Ciertos procedimientos de rejuvenecimiento que suelen realizarse por lo general junto con un estiramiento facial son el levantamiento de las cejas, para corregir flacidez o un surco profundo en la frente, y la cirugía de párpados para el rejuvenecimiento de ojos envejecidos.

Lo que no sucederá

El estiramiento facial es una cirugía reconstituyente que no cambia su aspecto básico y no puede detener el envejecimiento. La cirugía es la única vía para realizar un estiramiento facial; los tratamientos de rejuvenecimiento no quirúrgicos no pueden lograr los mismos resultados, pero pueden ser útiles para retardar el momento en que un estiramiento facial resulte apropiado y complementar los resultados de la cirugía.

¿Es lo adecuado para mí?

El estiramiento facial es una intervención absolutamente personal y usted debería tomar la decisión de realizarlo no para cumplir los deseos de otra persona o para intentar ajustarse a cualquier tipo de imagen ideal. El estiramiento facial es una buena alternativa para usted si:

  • goza de buena salud física;
  • no fuma;
  • tiene una perspectiva positiva y metas específicas pero realistas para mejorar su apariencia.

La modelo Cameron Russell es una de las celebrities que más ha denunciado “la desigualdad a la que se ven sometidas las personas

Una de cada cinco operaciones de cirugía estética realizadas entre las mujeres asiáticas tienen como finalidad ‘occidentalizar’ sus rasgos faciales: blefaroplastia para redondear y remarcar los párpados, rinoplastia para perfilar la nariz y mucho, muchísimo botox. Una inquietante moda estética que parece transformarse justo hacia el lado opuesto. Ahora son las occidentales las que quieren imitar los rasgos estéticos asiáticos. Se trata del fenómeno de las baby dolls japonesas, de las que ya hablamos en este diario: jóvenes que quieren parecerse físicamente a los dibujos manga.

230

No sólo las mujeres son objeto de esta delirante obsesión por la imagen. Uno de los casos más llamativos ha sido protagonizado por un joven brasileño de 25 años que se ha sometido a una decena de operaciones cosméticas para transformar su rostro. Xiahn, como se hace llamar tras cambiarse su nombre con el afán de acercarse aún más a la cultura asiática, ha cambiado totalmente su apariencia. De ser un joven rubio y de ojos azules ha pasado a convertirse en moreno de ojos achinados y nariz plana.

Sus precedentes más cercanos son los de la joven ucraniana Valeria Lukyanova, de 23 años, y su compatriota Anastasia Shpagina. Esta última tan sólo tiene 20 años y, según ella misma ha asegurado a sus fans, ha adelgazado más de 40 kilos y se ha quitado dos costillas para convertirse en la encarnación de un personaje de manga. Incluso se ha cambiado de nombre por uno de origen japonés (Fukkacumi).

Sus vídeos en Youtube cuentan con miles de visitas, sobre todo los tutoriales en los que enseña a sus seguidoras a maquillarse como ella (el llamado ‘Hada de las flores’ ya ha sido reproducido más de seis millones y medio de veces). El peligro para la salud de su extrema delgadez es evidente, pero que se haya convertido en un modelo a seguir por miles de adolescentes de todo el mundo ha encendido las alarmas entre padres, educadores y psicólogos.

231

Enamorado de Corea del Sur

El deseo del joven brasileño por parecerse a los asiáticos se remonta, según aseguró él mismo al diario brasileño Zero Hora, a su estancia en una universidad surcoreana de Dongseo hace ahora seis años. Allí conoció a la que es su actual pareja, de origen asiático, y desde entonces se obcecó por ser “uno más”. Como relataba Xiahn, “desde que puse los dedos sobre mis párpados, los estiré y me vi reflejado en el espejo, sólo quería ser así para siempre”. Tras diez operaciones y un desembolso de unos 3.000 euros ha conseguido su objetivo.

Su página de Facebook es ahora un hervidero. Detractores y defensores dejan comentarios por igual en las fotografías que cuelga de sí mismo en la red social. “Independientemente de la religión que se profese, si se cree o no en la reencarnación, sólo tenemos una vida, y debemos mostrarnos como realmente queremos ser”, respondía a los críticos.

La atención mediática en su país natal no se ha dejado esperar. Los focos se han dirigido hacia él y parece que no le disgusta. “Me fascina el resultado de las operaciones, mi miedo era que me dejasen alguna cicatriz, pero todo ha salido bien y ya puedo ver perfectamente. Parece estar a gusto delante de los focos, a tenor de las numerosas apariciones televisivas que ya ha protagonizado, aunque, según aclara: “Para mí es normal que la gente trate de cambiar su apariencia física”.

Cirugía plastica después de 50 años, un boom en estados unidos

La búsqueda de la juventud es una de las razones más fuertes por las que muchos hombres y mujeres, mayores de 50 años, acuden a la cirugía plástica  en los Estados Unidos.

Según la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos, quienes más se someten en Norteamérica a la cirugía plástica, a procedimientos estéticos no invasivos y a diseños dentales, son los adultos mayores de 55 años o aquellos que están jubilados y desean invertir su dinero en ellos mismos.

236

Contrario a lo que sucede con un público más joven, que en términos de cirugía plástica gasta su dinero en el embellecimiento corporal, las personas mayores de 50 acuden a al quirófano, en su mayoría, por procedimientos que se centran en el rostro y en el cuello, sin dejar de lado, en algunos casos,  procedimientos quirúrgicos como la abdominoplastia, por ejemplo.

Porque la gente mayor se opera?

Las personas mayores de 50 deciden someterse al bisturí por varias razones que están relacionadas con el deseo de sentirse bien con ellas mismas, a la hora de proyectar una imagen positiva de su físico, ante el mundo.

 Según el Dr. Larry Fan, en un artículo de Market Watch muchos pacientes que acaban de jubilarse acuden a la cirugía plástica porque:

– Están buscando un impulso para volver al mundo de las citas románticas

 – Algunos pacientes felizmente casados e incluso solteros, quieren reflejar que se sienten muy bien con ellos mismos en esta etapa de su vida.

 – Otros desean lucir muy bien su ropa y usar atuendos que los ayude a verse más jóvenes, frescos y renovados.

Procedimientos estéticos más solicitados por los mayores de 50

La mayoría de estos pacientes centra su atención en las zonas del rostro y del cuello, por esta razón, la inyección de Botox se lleva el puesto número uno, convirtiéndose en el procedimiento más popular entre adultos mayores.

Las inyecciones de ácido hialurónico, grasa y colágeno preceden al Botox y les siguen procedimientos como la cirugía de párpados, los estiramientos faciales y de la frente, las dermabrasiones, la rinoplastia, los implantes capilares y la cirugía de orejas.

En cuanto a las cirugías fuera de la zona del rostro, encontramos que la abdominoplastia, es uno de los procedimientos corporales favoritos entre aquell@s pacientes que desean deshacerse de esa piel de más, con el fin de que sus músculos abdominales luzcan más apretados.

Candidatos a la cirugía plástica después de los 50 años

Muchos cirujanos plásticos recomiendan que aquellas personas que deseen someterse a un procedimiento quirúrgico, pasen por una evaluación de salud completa y muy rigurosa.

La presión arterial alta y no controlada, la presencia de una enfermedad cardiaca, así como la diabetes pueden descalificar a una persona como candidata apta para la cirugía plástica.

La evaluación psicológica también es fundamental, pues muchos médicos deben preguntarles a sus pacientes acerca de sus motivaciones y expectativas con respecto a su paso por el quirófano.

 “Las personas que han quedado viudas o divorciadas no deben considerar un procedimiento quirúrgico como una manera de acelerar el proceso de duelo”, afirma el  Dr. David B. Sarwer, profesor de psicología y asesor del Centro de apariencia humana en la Escuela de Medicina de Perelman en la Universidad de Pennsylvania, en entrevista para Market Watch.

 La cirugía plástica, es una buena elección para quienes están física y mentalmente saludables, lo importante es enfrentarse a ella teniendo expectativas realistas, tanto del proceso de recuperación, como del resultado, esperando una mejora en la imagen más no la perfección de la misma.

Las operaciones estéticas de aumento de pecho desbancan a las liposucciones en España

  • Los cirujanos plásticos dicen que el 28,2% de sus pacientes demandan un aumento de mamas, por un 17,7% que acude para una liposucción.
  • “La crisis y el intrusismo” provocan una caída del 18% en la demanda de operaciones de estética en los últimos cuatro años.
  • El informe ‘La realidad de la cirugía estética en España’ revela por primera vez el número de menores que se someten a operaciones: 870 al año.
  • Lamia Ahmed, operada dos veces: “La cirugía estética es un poquito adictiva”
Los cirujanos plásticos entran con menos frecuencia en quirófano que hace cuatro años, pero cuando se enfundan los guantes realizan sobre todo aumentos de mama, que ya han desbancado a las liposucciones en el podio de las intervenciones más demandadas en España, según el informe ‘La realidad de la cirugía estética’ que realiza cada cuatro años la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre).
235
Imágenes Implantes mamarios 2 Fotos La cifra de operaciones quirúrgicas ascendió a 65.000 el año pasado, una cantidad un 18% más baja de la que se recogía en el informe anterior, correspondiente a las intervenciones del año 2009.
La Secpre atribuye tan importante descenso a los efectos de “la crisis” y al “intrusismo”, profesionales sin titulación a los que recurren las pacientes para abaratar los costes de las intervenciones. Si algo permanece inalterable es el hecho de que las mujeres continúen siendo las principales pacientes de la cirugía estética.
El 87,8% de las intervenciones les fueron practicadas a ellas, por el 12,2% de las realizadas a los hombres. Y como dato nuevo, nunca antes medido, el informe revela que el año pasado 870 menores pasaron por un quirófano para operarse de cirugía estética, lo que representa un 1,3% del total de operaciones.
Los menores se operan las orejas La ley exige que los menores de edad obtengan un informe psicológico favorable a la operación de estética. Muchas clínicas y especialistas directamente rechazan operar a los menores. Las que sí los aceptan deben contar con el consentimiento de los padres.
En Andalucía deben, además, dar parte a un registro específico de la consejería de Salud. La operación más demandada por los que aún no han cumplido los 18, según los especialistas, es la otoplastia o corrección de las orejas de soplillo (un 46,5% del total). Cumplidos los 18 años la mayoría de las mujeres que se operan opta por el aumento de mamas La doctora Marta García Redondo, secretaria general de la Secpre, explica que “la remodelación de las orejas o la reducción de su tamaño puede efectuarse en menores siempre que sean ellos mismos quienes la demanden y exista un informe clínico que señale la conveniencia de ésta y los beneficios psicológicos que les reportará.
Una vez que cumplidos los 18 años es legal operarse por voluntad propia, y solo el criterio en contra del profesional puede evitarlo. Según los cirujanos, la mayoría de las mujeres que se operan de estética opta por una intervención de aumento de mamas (28,2%). Hace cuatro años, según consta el anterior informe, las liposucciones eran la operación estrella, que ahora pasa a la segunda posición (17,7%).
Tras ambas operaciones se sitúan la cirugía de los párpados, los rellenos con grasa de la propia paciente, la rinoplastia (cirugía de nariz) y una combinación de aumento y elevación de mamas. En el caso de los hombres, la intervención que más demandan es la liposucción (21,1%), seguida de las cirugías faciales, como de los párpados, la nariz y las orejas (otoplastia).
La reducción o extirpación de las glándulas mamarias, cuyo aumento está vinculado al consumo de ciertos medicamentos y otros problemas médicos, también aparece entre las operaciones que demandan los pacientes masculinos. 304 millones en cirugía plástica Con independencia del sexo, son las personas de 30 a 44 años las que más recurren a la cirugía estética (42%).
Las franjas anterior y posterior se sitúan en un 30%. Las mujeres mayores de 45 años optan en primer lugar por retocarse quirúrgicamente los párpados, y el lifting facial empieza a cobrar importancia a partir de los 60 años. En conjunto, los españoles se gastaron el año pasado 304 millones de euros en cirugía plástica.
Un aumento de mamas cuesta entre 2.500 y 6.000 euros, de media. La liposucción tiene un coste muy similar, de 3.000 a 6.000 euros. La otoplastia cuesta entre 2.000 y 2.900 euros. En el anterior informe los especialistas adelantaban que “la cirugía de la mama se incrementarán en los próximos años, siendo el tipo de intervenciones con mayor proyección de futuro”.
Acertaron. En el actual informe la tendencia que detectan es que el número de intervenciones “crecerá en los próximos tres años”. Por otro lado, un estudio publicado el pasado verano por la Isaps (International Society of Aesthetic Plastic Surgery) sumando a las cirugías otros tratamientos de estética no invasivos (botox, las infiltraciones o la depilación por laser) colocaba a España en el quinto país del mundo en volumen de tratamientos, con un total de 447.177 en todo el año 2013, representando casi el 2% del volumen mundial. El tratamiento más habitual a nivel global es el botox, seguido de las infiltraciones. Por encima de España, los países con más operaciones y tratamientos de estética son, por este orden, Estados Unidos, Brasil, México y Alemania.

La liposucción, 35 años de historia

Se trata de la operación de cirugía estética más demandada por los españoles. Ninguna otra técnica de reducción de grasa la supera en resultados y garantías para los pacientes

En el 35 aniversario de su invención, la liposucción es, por un lado, la operación de cirugía estética más demandada por los españoles, con una media de 20.000 intervenciones al año, según cifras estadísticas de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). Se sitúa así por encima de las operaciones de aumento de mamas, unas 18.500 al año, y las blefaroplastias o intervenciones de cirugía de los párpados, unas 7.200/año.

234

Por otro lado, en pleno boom de técnicas supuestamente alternativas a la liposucción, ésta sigue siendo la única indicada para que las reducciones de grasa se ajusten a los objetivos estéticos perseguidos, ya que permiten extraer el tejido adiposo o graso en la cantidad requerida para conseguirlos. La liposucción, además, no destruye los adipocitos (las células de grasa), sino que los succiona sin eliminarlos durante una intervención quirúrgica, ayudada de anestesia local y suero.

Por tipologías, la liposucción abdominal es la más frecuente, con una quinta parte (20,3%) de las realizadas en nuestro país, seguida de la liposucción de flancos (14,8%), la de muslos (11,6%), la de trocánteres (las prominencias en la cabeza del fémur, con un 11,2%) y el resto (de rodillas, circunferencial, torácica, de piernas, cervical, etc.), con porcentajes inferiores al 10%. Por sexos, las intervenciones de liposucción se reparten entre un 84,6% de mujeres y un 15,4% de hombres.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 20.241 seguidores